Parquet

Tarimas Maciza Barnizada

Tarimas Maciza Barnizada

Parquet Laminado Sintético

Parquet Laminado Sintético

Parquet Madera Flotante

Parquet Madera Flotante

Como todos sabemos, el parquet hace referencia al tipo de pavimento de madera en forma de mosaico empleado con fines decorativos. Empezó a usarse a mediados del siglo XVII como alternativa a los suelos de alta categoría, que hasta esa época habían sido tradicionalmente de mármol. Estos suelos necesitaban un mantenimiento continuo a base de una serie de fregados con agua que finalmente terminaban por deslucir el brillo de la piedra.

Durante mucho tiempo, el parquet se mantenía reservado a unos pocos bolsillos, ofreciendo de esta manera cierta calidad de distinción y lujo. Por suerte, con los años su precio ha descendido para terminar convertido en un elemento decorativo más asequible a cualquier cliente.

Este producto, disponible en madera de cerezo, olivo, encina, roble o todo tipo de maderas tropicales no sólo proporciona una belleza superior a cualquier entorno, sino que ofrece una inigualable sensación de calidez y acogimiento que queda lejos de cualquier otro tipo de suelo. Además, el parquet es capaz de otorgar sus cualidades inherentes como aislante acústico y térmico, por lo que es especialmente valorado en aquellas zonas en las que las temperaturas tienden a ser más bien frías.

Entre sus ventajas también podemos encontrar lo fácil que resulta su instalación. Y es que no se requiere mucha maña para proceder a su colocación, por lo que si estamos dispuestos a pasar una jornada entretenida podremos ahorranos el coste que supondría contratar los servicios de un operario que procediera a su instalación. Tampoco son necesarias muchas herramientas. Bastará con asegurarnos de que la superficie sobre la que vamos a realizar la instalación esté limpia, seca y nivelada.

Comprar parquet

Al contrario de lo que mucha gente cree, el parquet es un suelo con una larga vida útil por delante. Evidentemente, cuanto mayor sea su cuidado mayor será su duración. En cualquier caso, el parquet puede ser restaurado hasta un máximo de 4 ó 5 veces en función del grosor de las tablas. De esta manera, aunque la superficie muestre arañazos, haya perdido brillo o esté empezando a agrietarse, bastará con proceder a acuchillarlo y barnizarlo para volver a disfrutar del resultado que obtuvimos el primer día de su instalación.

No obstante, y como hemos dicho, si somos cuidados y nos encargamos de mantener la madera hidratada limpiándola con los productos adecuados obtendremos unos resultados de mayor calidad durante mucho más tiempo.

Suelos de parquet

Cada vez es más frecuente encontrarse con suelos de parquet en más sitios. No hablamos sólo de hogares, sino de hoteles, restaurantes e incluso locales comerciales. El fin es siempre el mismo, ofrecer un entorno cálido y acogedor en el que la persona se sienta cómoda y bien recibida.

El efecto que obran los suelos de parquet sobre las personas es casi mágico. En un hogar, hará que nos sintamos mucho más arropados. Y lo mejor de todo es que gracias a la gran variedad de tonalidades que existen podremos emplear el estilo de decoración que más nos guste sin temor a que el suelo no acompañe con el resto de la composición.

 Tipos de parquets

A día de hoy existen muchos tipos de parquet que podemos clasificar según el material empleado para su fabricación o la forma de instalarlo. De esta manera, según el material utilizado podemos encontrar:

  • Parquet de madera natural: Las tablas de parquet natural pueden ser de madera maciza o estar formadas por varias láminas de madera pegadas entre sí. En estas últimas sólo la capa que va a quedar a la vista será de la madera que elijamos. Las capas intermedias y la que sirva para quedar fijada al suelo serán de pino, lo que hará más económico su coste. Su grosor será de unos 15 milímetros, de los cuales 4 ó 5 estarán reservados a la capa superior con el fin de dar la posibilidad de realizar varios acuchillados.
  • Parquet laminado o sintético: Compuesto por varias láminas de fibras de madera prensada, el parquet laminado se caracteriza por tener en la parte externa una capa decorativa que imita a la madera. Podrá ser del color que queramos. Y ofrece la ventaja de ser mucho más resistente que la madera natural, más fácil de mantener y con unos cuidados mucho menos exigentes. Su montaje se realiza a partir de un sistema clic que ofrece unos resultados uniformes y duraderos. Así, su instalación es extremadamente rápida, fácil y limpia. Sin necesidad de ningún tipo de herramienta.

Según su forma de instalación, en cambio, podemos clasificarlo en:

  • Parquet encolado: Es el sistema de instalación más tradicional. Se trata de un sistema engorroso pero que ofrece unos resultados de mayor calidad. Consiste en la aplicación de una capa uniforme de cola sobre el suelo y la posterior colocación de las tablas. Se recomienda especialmente para aquellos trabajos en los que el parquet consiste en tablillas muy pequeños o las que forman un mosaico.
  • Parquet flotante: Es el método más conocido y extendido entre nuestros clientes. La tarima va colocada sobre el suelo y una capa de espuma aislante que sirve como medida de aislamiento térmico y acústico extra. Puede aplicarse sobre un sistema de calefacción radiante y no tiene que quedar fijado ni al suelo ni a las paredes, por lo que resulta un sistema muy práctico y fácil de instalar.

Parquet barato

Como hemos dicho al principio de esta sección, cualquier tipo de parquet ha visto reducido su precio hasta resultar una alternativa asequible a cualquier bolsillos. En Maderas Castellar te ofrecemos una amplia variedad de clases distintas de parquet elaborados con maderas de todo tipo con el fin de dar respuesta a todas tus necesidades.