Conoce cómo decapar un mueble de madera

Los muebles de madera tienen una belleza que es realmente singular. Se trata de un mobiliario que se adapta fácilmente a cualquier tipo de hogar y que aporta un toque más sofisticado y mayor armonía a la habitación. Decapar un mueble significa retirarle el acabado que tiene para así, ofrecerle uno nuevo.

¿Por qué decapar un mueble?

Comprar mobiliario puede ser realmente costoso. Por ello, es necesario recurrir a distintas actividades para así ahorrar dinero en ello. Una óptima forma es renovar los muebles que tenemos gracias a la técnica del decapado, que además, aportará un toque más personal a la decoración de la estancia. Se trata de una técnica bastante económica que no requiere grandes ni difíciles pasos para llevarlo a cabo, por lo que resulta ideal incluso para aquellas personas que son amateurs en el mundo del bricolaje.

Descubre las 5 alternativas para conseguir decapar un mueble

En primer lugar, hay que observar si el mueble cuenta con una capa de barniz o pintura vieja o fina, porque habrá que utilizar una lija. Se puede hacer a mano con una lija de grano medio cuidado de no dañar el mueble.

Como segundo alternativa, se puede lijar con una eléctrica, que resultará más eficaz que hacerlo manualmente. Es verdaderamente útil para muebles que sean muy grandes y lisos. Para escapar un mueble, se puede usar un producto químico destinado a ello, los denominados quitapinturas. La composición de ellos, es bastante tóxica, por lo que debes extremar las precauciones. Es decir, isa guantes y mascarilla y realiza la operación en una estancia que sea muy ventilada.

Como cuarta opción, hay que tener en cuenta que los productos que decapan, ablandan la pintura o laca y así, agilizan mucho su retirada. Es importante aplicar el producto y dejarlo actuar unos 20 minutos, hasta que se creen burbujas y arrugas en la superficie. A continuación, hay que retirar con una espátula.

La siguiente manera es usar una pistola de aire caliente, que resulta muy eficaz. Ésta, calienta la pintura hasta ablandarla. A continuación, se retira con una espátula y consiste en una técnica más saludable que la anterior. Sin embargo, es más peligrosa para la madera, puesto que existe el riesgo de que se pueda quemar la madera en caso de no realizarlo bien. Para evitarlo, no pases la pistola mucho tiempo por el mismo sitio.

Extremando las precauciones y siguiendo los pasos necesarios, conseguiremos un acabado estupendo para nuestros muebles y disfrutaremos de ellos en nuestro hogar. Es el turno de que escojas cuál es la técnica que más te apetece utilizar para así disfrutar de unos muebles de madera totalmente renovados.