La madera, un material aislante y sostenible

La madera como material aislante y sostenible

En la antigüedad, era frecuente que los hogares de las familias estuvieran construidos, casi en su totalidad, con madera. Los suelos, las paredes, las puertas, las mesas y sillas de las casas y otros puntos estaban formados por este elemento. Sin embargo, con el paso de los años, el ladrillo y el cemento fueron sustituyendo a este material, de forma que la madera pasó a ser importante para el mobiliario, pero no para los elementos estructurales.

Hoy en día, curiosamente, las viviendas de madera están volviendo a tener mucha fuerza, siendo cada vez más los hogares compuestos por este material. Paralelo a este suceso, está habiendo una conciencia de la población sobre la necesidad de acudir a materiales renovables y sostenibles, haciendo que la madera se sitúe en una de las primeras posiciones a la hora de elegir un material de construcción.

 

La madera como elemento aislante en los hogares

Es lógico pensar que cualquier vivienda que se precie debe estar aislada térmicamente de forma conveniente, eludiendo la presencia de temperaturas extremas. También, evitar la entrada de sonidos es importante, ya que materiales de baja calidad o paredes muy finas van a hacer que el ruido no permita estar en casa tranquilamente.

Para conseguir que sea un aislante óptimo, es importante que se trabaje con fibras de madera que, mezcladas con diferentes materiales, harán una amalgama perfecta para las estructuras de la construcción. Las puertas de interior, así como algunas puertas de exterior, suelen estar construidas por este material, haciendo que el revestimiento sea de madera, aunque el interior esté formado por materiales más resistentes.

Un dato a tener muy en cuenta es que la madera, a pesar de lo que se pueda pensar, tiene una resistencia mayor que algunos materiales como el acero. Por eso, se convierte en un elemento con unas características idóneas dentro del sector de la construcción.