Tangram, un todo de madera

tangram

Como sabéis, en Maderas Castellar nos dedicamos a la madera, la construcción de elementos con madera, suelos de madera, etc. Y como ya hemos comentado en anteriores entradas del blog la madera tiene infinitos usos incluso para juguetes.

Hoy en día no es raro encontrar juguetes de madera, pero esta vez, queremos hablaros de un juguete especial y diferente, tan simple y a la vez tan complejo, que nosotros mismos podemos fabricarnos y que hará la delicia de los más imaginativos. Estamos hablando del tangram.

El tangram es un juguete que surgió en China y al cual se conoce también como “tabla de la sabiduría”. Es básicamente un puzle o un rompecabezas. Es un magnifico y enigmático juego educativo, matemático-didáctico y constructivo que incentiva a la imaginación de la persona que lo usa.

Como se aprecia en el esquema es un puzle formado por 7 piezas las cuales unidas forman un cuadrado perfecto y que geométricamente puede unirse de diferentes maneras. Es típico en todos los institutos, en tecnología, fabricar un tangram con madera de balsa y una sierra de carpintería porque es un juguete que divierte durante su juego pero que también puede divertir durante su realización.

Hoy en día, es común pensar que cuantos más elementos tiene un juego más divertido y complejo es, pero, como siempre, eso no es así. “En la limitación de recursos se ve al maestro”. El tangram es la complejidad hecha simple.

El tangram es un cuadrilátero dividido en 7 piezas de formas básicas. La parte imaginativa del tangram es que con esas 7 piezas podemos componer diferentes figuras y representar de esa manera números, letras, animales, objetos, acciones, etc. Las posibilidades son muchas y el record de figuras realizadas con tangram llega a la friolera de aproximadamente 16000figuras realizadas únicamente con estas 7 piezas.

El tangram está formado por 5 triángulos rectángulos, dos grandes construidos con una diagonal del cuadrilátero y otros 3, 2 iguales y de tamaño menor y uno de tamaño intermedio. Luego cuenta con un cuadrado el cual es 1/8 del cuadrado total del tangram y 1 romboide.

¿Cómo se juega al tangram? Pues muy simple. Hay que usar SIEMPRE las 7 piezas para formar y crear figuras que se propongan. No está permitido colocar piezas unas encimas de otras o en vertical o dobladas.

El objetivo es simple. Llegar a la meta ya no tanto. Puede llegar a costar horas construir de 1 a 3 figuras y no sólo eso, sino que volverlo a guardar en su caja cuadrada en ocasiones (si no nos sabemos su orden de memoria) puede suponer todo un reto también.

El reto es formar la figura que te hayan propuesto y aunque parezca imposible nunca te des por vencido porque en uno de esos movimientos aleatorios de piezas puedes ver la solución y ver posible lo que hace nada era imposible. Eso es lo que ofrece tangram. Visión, posibilidades y opciones. Ayuda a desarrollar la imaginación.

Parece que no, pero es un juego sumamente adictivo. Cuando consigues realizar un par de figuras adecuadamente, siempre querrás más.

El tangram es muy didáctico ya que ayuda a agudizar la percepción visual, ayuda a despertar en la persona o niño que juega con él el sentido espacial al mismo tiempo que estimula la creatividad, fantasía e imaginación.

Es un todo en uno. Simple, económico, fácil, complejo, didáctico y ecológico.

Ahora la pregunta es ¿Te atreves? ¿Quieres probar a ver si te gusta? Los que de verdad aprecian el tangram se hacen o fabrican uno de madera, pero para empezar puedes cortar uno en cartón y experimentar. Es todo un mundo a descubrir.